Les cuento brevemente una experiencia de desarrollo a la que voy a clasificar en “GTD Programming”. El por qué… muy simple: GTD = “Getting Things Done” (tener las cosas hechas). Fue la única técnica -muy simple, lineal y efectiva, por cierto- con la que pudimos gestionar soluciones concretas en base a requerimientos donde los tiempos para tener resultados fueron extremadamente cortos (menos de dos días netos de trabajo).

El caso fue el siguiente: En los últimos días un cliente nos solicitó el desarrollo de un sistema para la gestión de Certificados de Escrutinio de las Elecciones Primarias realizadas en la República Argentina durante el día de ayer (Domingo 14 de Agosto de 2011). Los requerimientos se nos pasaron cuatro días antes de la fecha de entrega, con lo cual pudimos realizar nuestra propuesta y pasarle al cliente una cotización por los servicios de desarrollo, puesta a punto de la red local donde funcionó el mismo, e instalación con puesta en marcha (deployment) y posterior mesa de ayuda durante el período de uso del mismo.

Nuestra propuesta y cotización fue aprobada el día viernes por la noche y el desarrollo debía estar en pleno funcionamiento el día Domingo antes de las 18 hs.

Y esto fue así. Se logró realizar todo lo solicitado.

Parte del secreto, el enfoque y la inmersión en las tareas: Comentar al compañero las situaciones que traban el avance, en permanente feedback si se hace pair-programming, o conversar con uno mismo -en voz alta, como buen loco que debo ser– si se trabaja solo. Establecer pautas claras de “no-distracción” y respetarlas. Con el uso (y abuso) de las redes sociales y feeds de noticias que muchas veces son redundantes, resuena en mi mente todo el tiempo la palabra procrastinación.

También nos aportó mucho el uso de técnicas tradicionales “no digitales” como las listas de tareas en papel, dibujar diagramas, elaborar conexiones con conceptos en hojas separadas, el uso de muchos colores, notitas post-it por todos lados. Eso, y la simple puesta en práctica del concepto de  “lo descubro (al problema o elemento faltante)… no está hecho? lo hago ya” en forma inmediata, sin muchas vueltas: Corazón del GTD que propongo poner en práctica a mi equipo en estos casos de extrema urgencia.

Nuestra solución consistió en la entrega de dos sistemas basados en tecnologías web, con 2 módulos independientes cada uno (módulos para administrador de la red de carga de datos y módulos para los data entries) .

Pueden ver y utilizar aquí las demos funcionales:

Quiero simplemente ejemplicar con este caso concreto que muchas veces una estrategia GTD, menos elaborada y más lineal que otras técnicas, sirve para lograr concretar soluciones en tiempos extremadamente cortos. A costa de horas de sueño, sin duda, pero con un resultado que asegura una satisfacción elevada de un cliente que daba prácticamente por perdida la posibilidad de tener el desarrollo completo y en funcionamiento en tiempo y forma, con tales requerimientos.

Desde luego, los costos se elevan cuando la solución debe hacer frente a semejantes urgencias, dado que el equipo debe priorizar el proyecto quitando del medio otras tareas que luego también requerirán atención con apuro y que modificarán calendarios previstos y listas de tareas de otros proyectos en curso.

Aquí algunas capturas de nuestra solución y algunas fotografías del sitio donde se instaló y utilizó con total normalidad durante el chequeo de escrutinios posterior a los comicios.


Gustavo Salvini

Director de EcimTech

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: